viernes, 16 de agosto de 2019

Testimonio de Alberto Hernández Calvo (adolescente) y Dolores Calvo de Haro




En esta otra entrevista (cortada) que fue usada para el reportaje del 2008 de Antena 3, Pederastas al descubierto, vemos a un Alberto que se muestra más compungido y abatido, distinto al niño que se muestra casi indiferente en la primera entrevista, y sin embargo, él manifiesta en este vídeo que a pesar de todo se encuentra bien y que incluso puede concentrarse para estudiar (algo que no suele ocurrir en las víctimas de abusos sexuales a una edad tan temprana), con ganas de ser o preparador físico o actor, algo que parece que se ha visto cumplido ya que en redes sociales podemos encontrar que Alberto ha tenido, o tiene relación con el mundo de las artes dramáticas.



Y entre los personajes que puede representar se encuentran los de drogadicto, trastornado, o abatido



Comparando esta entrevista con la primera, vamos a ver que hay cosas que no cambian, como cuando el entrevistador (¿Toscano?), responde por él:

Min 2 - 2:22

- E: "¿Tienes secuelas físicas?"
- A: "¿Cómo que secuelas físicas?"
- E: "Desgarros... si tienes marcas de los abusos que te hicieron..."
- A: "Pues no lo sé porque no me he mirado, ni eso..."
- E: "Claro, también eras muy pequeño, tampoco sabes si te tuvieron que curar..."
- A: "Ahí está"

En este diálogo hay dos cosas muy extrañas. La primera, que Alberto, habiendo sido abusado tantas veces ni siquiera sepa si tiene cicatrices por su cuerpo porque no se ha mirado, y la segunda, que el entrevistador dé por hecho que si Alberto no sabe si tiene marcas o no, es porque era muy pequeño para acordarse. Es decir, ni siquiera le pregunta por qué no se ha mirado entonces para saber si tiene secuelas físicas, sino que directamente le pone las cosas sencillas asumiendo que era muy pequeño para acordarse, luego pregunta resuelta. Por norma general, los adolescentes que han sido violados de pequeños y que han tenido que pasar por procesos de curación esto lo saben con toda certeza, sobre todo si estamos hablando de fisuras o desgarros anales, que provocan un dolor muy fuerte, y contando además con que heridas como las almorranas pueden dañar muy seriamente el ano y la persona afectada saberlo sin ni siquiera tener que mirarse, luego sorprende la explicación de Alberto de decir que no sabe si tiene secuelas porque no se ha mirado.

Seguidamente, después de esta conversación, le empieza a preguntar por su familia:

Min 2:24 - 2:40:

- E: "¿Tú desde los dos años hasta los cinco años tenías más hermanos?"
- A: "Sí, dos hermanos más que también iban dentro de ahí, de la residencia."
- E: "Y también pasó con ellos..."
- A: "Sí... También les violaban y eso"

Le pregunta desde los dos años, y recordemos en el vídeo anterior que Alberto dijo que había entrado a la residencia por primera vez a los tres años; esto es importante destacarlo ahora porque más adelante el entrevistador volverá a hacer mención a este dato de la edad. Alberto también dice que tiene otros dos hermanos allí, pero en su primera entrevista solo hablaba de su hermano Jose; de nuevo, esta parte es importante, no por lo que vaya a salir más adelante en este vídeo, sino por un comentario de Dolores, su madre, cuando analicemos su testimonio al respecto de los supuestos abusos cometidos contra sus hijos.

Siguiendo con la comparativa entre la primera entrevista de Alberto y esta segunda, si en la primera ocasión Alberto no sabía si los monitores dejaban entrar o no a los adultos a sus habitaciones para que les violaran, en este vídeo ya reconoce que los educadores dejaban que les violaran:

Min 2:58 - 3:18:

- A: "Es que ellos (los monitores) más que nada, pues cuando venían a hacer eso, pues dejaban que nos violaran y eso. Que tampoco, no sé, los monitores también, tampoco tienen sentimientos, no lo entiendo..."
- E: "¿También os violaban los monitores?"
- A: "No, los monitores no nos violaban, lo que hacían es dejar que nos violaran"

Atención sobre todo a la pregunta que le hace el entrevistador, porque tenemos el testimonio de Miguel Ángel Maura Ferreres que afirma que los monitores sí les violaban, más otro testimonio en audio de una supuesta víctima anónima que decía que con los monitores se llevaban como colegas. ¿Qué historia creemos entonces, si ya tendríamos tres versiones totalmente distintas la una de las otras respecto a los monitores? ¿Hay documentos falsificados? Es muy conveniente no olvidar este dato para futuros artículos.

Más detalles contradictorios que encontramos en esta entrevista:

Min 3:49 - 4:12:

- E: "¿Has estado con tratamiento psicológico?"
- A: "No..."
- E: "¿No has ido a un psicólogo?"
- A: "No, no he ido"
- E: "¿Te gustaría ir a un psicólogo?"
- A: "Hombre... es que... yo creo que no me hace falta ¿no? porque, no sé... yo me veo bien y eso, pero...no sé... sí, iría al psicólogo yo"

Esto se contradice con el testimonio de su madre y de Javier Reyes, su padrastro, ya que ambos afirman que Alberto sí ha ido al psicólogo ¿luego por qué Alberto dice que no? También es cierto que en este fragmento Alberto pasa de decir que no iría al psicólogo porque se encuentra bien, a decir que sí iría, y todo dicho en la misma frase. Ante este cambio de opinión (pasar de decir no a decir sí), consideramos que es una lástima que la cámara no apunte al entrevistador, por si le hace gestos a Alberto para ayudarle en lo que tiene que contar, a diferencia del primer vídeo donde ya señalábamos cómo el niño miraba con bastante frecuencia a alguien a su izquierda (probablemente buscando indicaciones sobre cómo seguir con la entrevista)



En esta carta escrita por Dolores Calvo de Haro se puede leer "yo como madre pues un día voy al colegio de mi hijo Alberto para hablar con la psicóloga, y ella me dice que fuese otro dia; le dije que era urgente, pues antes de hablar conmigo, ella habló con mi hijo y él le contó la verdad, y luego me manda a llamar toda sofocada y me dice: Lola, lo que me ha contado Alberto es muy fuerte..." Según esta carta, Alberto sí ha ido a psicólogos


Ahora ya pasamos al fragmento donde el entrevistador vuelve a mencionar la edad de Alberto en la época en la que presuntamente abusaron de él:

Min 4:14 - 4:31:

- E: "Cuando estás, por ejemplo, con... claro, abusaron sexualmente de ti a una edad que tú eras un bebé... o sea, con dos años eras un bebé ¿Esto ha afectado en tu vida de relación, por ejemplo, con las niñas de tu edad? ¿Tú quieres tener novia o...?"

Repetimos de nuevo, Alberto dijo en su primer testimonio que él entró a la residencia con tres años, no con dos, pero por el hecho de decir el entrevistador que él era un bebé ya ha logrado dos cosas; por un lado, excusar a Alberto cuando dice que no sabe si tiene secuelas físicas que le hayan tenido que curar, y por otro lado, entrar en la mente de la persona que esté viendo ese testimonio para que sea más propenso a creer todo lo que aquí se dice sin cuestionar nada, porque ¿quién va a dudar de lo que le puedan haber hecho a un bebé de dos años?

Más ejemplos de cómo el entrevistador habla por Alberto, y atención también a lo que dice el propio Alberto:

Min 6:25 - 8:02:

- E: "Básicamente lo que recuerdas es el dolor que es que te hicieron sentir ¿no?"
- A: "Claro.."
- E: "¿Cómo lo ves? ¿Como abstracto?"
- A: "Es que no sé... Se siente muy mal una persona. Cuando le pasa eso, pues... no lo sé. Te jode por dentro"
- E: "¿Es como si estuvieras muerto en vida, o algo por el estilo? ¿Es como si te hicieran sentir como nada, como un despojo, como que que..." (le guía a afirmar que es eso lo que tiene que sentir)
- A: "Sí... algo así, algo así... sí..."
- E: "Inténtalo decir con tus palabras"
- A: "No sé, es que te rebaja mucho ¿sabes? Pues que te... Si, por ejemplo, si no te hubiera pasado esto, pues a lo mejor... no sé, irías más... no sé, mucho más alegre... pues, serías más popular entre todos... Pues entonces, si te pasa esto, pues... no sé... te baja, no te deja subir ¿sabes? No te deja ser un poco persona..." (antes dijo que se encontraba bien y que por ello no le hacía falta ir a psicólogo, y que tampoco es algo que le afecte ni para estudiar ni para tener novia, puesto que solo recuerda estas cosas para ir al juzgado, dicho por él en el minuto 6:13)
- E: "¿Te anula?"
- A: "¡Sí, muy bien! Te jode... te pega ahí, y entonces, no te deja... No sé, es que no sé explicar"
- E: "¿Te quedas como bloqueado?" (Prácticamente, ha sido el entrevistador el que ha dicho cómo se siente Alberto en todo momento ya que no ha dejado de hablar por él)
- A: "¡Sí, muy bien"
- E: "Es muy duro todo esto... ¿Qué le dirías a un juez si te estuviera escuchando¿ ¿Si yo fuera un juez que dijera 'bueno, pero es que esto... esto no lo sabemos seguro' ¿Cómo intentarías convencerle al juez?" (Parece que la verdad necesita ser un convencimiento; solo hace falta recordar esa voz a cámara bajada en el primer vídeo de Alberto que decía 'queda más convincente...')

Hasta aquí la entrevista a Alberto; ahora pasemos a analizar la que se le realizó a su madre, Dolores Calvo de Haro



Es muy probable que esta entrevista sea de la misma época en la que se grabó el vídeo de Alberto con 10 años, entre otras cosas porque el entrevistador también es Toscano. Teniendo esto en cuenta, prestemos atención a lo que dice aquí en los primeros segundos:

Seg 0:34 - 0:52:

"Él mismo (Alberto) un día, una tarde en el cuarto de habitación cogió y empezó a hablarme. Que sí, que Carlos Fabra se la había metido por el culo, que... bueno, todos, me dijo todos los nombres... ¿me entiendes? Que se la había metido... todo... habían abusado de él y de su compañero...

En su vídeo entrevista, Alberto solo acertó a decir dos nombres, ya que la mayoría de respuestas que daba cuando le preguntaban directamente qué personas habían abusado de él, eran o que no sabía, o que no se acordaba, o que le parecía que Sofía había abusado de él (min 1:00, 11:27, 12:45). Luego Dolores dice que habían abusado de él y de su... ¿compañero? En su testimonio a los diez años, Alberto no hablaba de ningún compañero, hablaba de su hermano Jose (min 3:22); ¿acaso es normal que hable de su otro hijo como el compañero de Alberto? Un poco más adelante, sobre el minuto 1:28, Dolores ya habla de su hijo José Manuel, afirmando que aunque él no se lo diga directamente, ella sabe que han abusado de él, luego es cuanto menos extraño que parezca no saber que ese compañero de Alberto era su hermano Jose, pues compartían la habitación. Y si Alberto no recordaba los nombres, Dolores tampoco los recuerda:

Seg 0:57 - 1:17:

- Dolores: "Una jueza también está..."
- Toscano: "¿Quién?"
- D: "... Soledad...Soledad... Sole... o Sole creo que se llama... no sé... Sole..." (se frota las manos con nerviosismo por no acordarse)
- T: "Sole, Sole es una amiga de María Jesús, creo... ¿Tú te refieres a Sofía? 
- D: "Eso, muy bien, es que los nombres me se olvidan de la cabeza" (¿es fácil olvidarse del nombre de la persona que supuestamente ha violado a tu hijo)

Toscano ya le ha indicado que Soledad es una amiga de María Jesús y que el nombre que ella busca es el de Sofía, es decir, le ha guiado de nuevo por el camino para que no cometa errores. Si destacamos estos olvidos de nombres con especial insistencia, es que este hecho se repite en varios testimonios con mucha frecuencia (recordemos que ni Toscano mismo acertaba a decir quién era Svenja en el vídeo de Alberto de niño min. 5:27) Y aprovechando esto, nos permitimos hacer un avance del juicio oral a Francisco Moreno Rius (hermano de Santiago), vídeo que podéis encontrar tanto en la carpeta de Dropbox de abajo en los enlaces como en el nuevo canal de Las cloacas del sistema (si no se autoelimina la cuenta de nuevo) donde Francisco confunde a la jueza Sofía con la mujer de Reinaldo, un error garrafal, y el fiscal en ningún momento le da pistas sobre quién es Sofía, como se debe hacer cuando tratas de averiguar si una historia es falsa o verdadera.

Bien, siguiendo con el vídeo, ahora vamos a ver la contradicción que se produce entre lo que cuenta Alberto y lo que cuenta su madre en cuanto a los psicólogos:

Min 1:51 - 2:08:

- T: "¿Y ha sido atendido por psicólogos?"
- D: "Sí señor... El Albertito ha estado yendo en Castellón  a los psicólogos. Los psicólogos le decían... o sea, no le preguntaban por el tema, le preguntaban por un tal 'Reinardo', un tal 'Reinardo' que yo hasta hace nada lo acabo de conocer, y estoy muy contenta de haberle conocido ahora"

Ya hemos visto que en su vídeo Alberto dice todo lo contrario en el minuto 3:49, así que de nuevo ¿a quién hay que creer, a Alberto o a su madre?

El resto de esta entrevista se basa en los datos que Toscano le aporta a Dolores, luego no podemos saber si ella conocía ya todos esos detalles de antemano o no porque lo más importante ya se lo están explicando, como a quién pertenece la masía:

Min 3:30 - 3:42_

- T: "Tu hijo ha llegado a decir que incluso le llevaron a una masía..." (dato que debería haber dado ella si está explicando cómo abusaron de su hijo)
- D: "¡Muy bien! Ha estado en una masía, y ahí hacían, pues, lo que le daba la gana..."
- T: "Dicen que era perteneciente a un tal Giuseppe Farina" (dato que también debería haber dejado que diera ella, al igual que hacían en las entrevistas a los niños)
- D: "Sí... sí señor, sí señor" (Toscano le ha hecho ya todo el trabajo)

Después de esto, cuando Dolores ya puede expresarse sin más interrupciones, empieza a explicar lo que supuestamente sucedió con el niño gitano en la masía, pero se la ve muy dubitativa ya que parece no tener muy claro si el niño recibió uno o dos disparos, y dudando de si fue en el estómago o en el pecho (observad también el lenguaje corporal de Dolores, como se frota mucho las rodillas, las manos, el cuello, el lateral de la cara; según el lenguaje corporal, eso supone duda sobre lo que uno mismo está contando) Y ahora, otro dato importante que puede entrar en contradicción con una entrevista a posterior que se le hizo a Dolores:


Min 5:18 - 5:39:

- T: "¿Y tu hijo cómo lo lleva psicológicamente?"
- D: "Pues la verdad, mi hijo estuvo en el hospital porque hizo caca y un día sangró, y yo pues ni imaginación ni idea. Lo llevé al médico como madre normal y corriente, y hay unos informes en el médico que el niño se hizo caca pero no se sabe por qué. Ellos no lo saben, pero sí que..." (y aquí Toscano no deja que acabe lo que está contando)






En este fragmento, que ya utilizamos en el primer testimonio de Alberto, vamos a destacar esta parte:


Min 4:52 - 5:13:


- D: "Siempre llevaba los calzoncillos sucios, 'cagaos', hasta que un día, no sé qué le pasó que echó sangre. Dijo... Javi me dijo 'vámonos al médico'. Lo llevé al médico, los médicos no me quisieron decir nada, pero ellos en su lenguaje... o sea, como sí que es verdad que a mi hijo habían abusado de él"


No querer decir algo no es lo mismo que no saber. Si en la entrevista con Toscano Dolores dijo que los médicos no sabían nada de lo que le pasaba a su hijo, en el reportaje de TV3 afirma que los médicos lo que no querían era decirle nada, pero que sí sabían que habían abusado de su hijo. No estamos ante la misma versión de los hechos entonces (y que se sepa, tampoco disponemos de ese informe médico que confirme que Alberto se sometió a esa revisión, sobre todo cuando él dijo que ni siquiera sabía si tenía secuelas porque no se había mirado, o no se acordaba de si le habían hecho curas).

Tras esto, el resto de la entrevista se basa en Toscano dándole detalles a Dolores (una vez más) sobre la posible vinculación de estos grupos con una secta según Nuria Carque (la compañera de Dolores), dándole además el nombre de la secta (Las hermanas del halo de Belcebú), así que Dolores lo tiene muy fácil porque lo único que tiene que decir es que todo es verdad, porque a ella esos detalles se le van olvidando (esto lo dice mientras se frota las manos insistentemente) ¿Tan fácil es ir olvidando que tus hijos han sido víctimas de una secta satánica?

En el siguiente artículo analizaremos los vídeos de Javier Reyes Cogolludo, pareja de Dolores y padrastro de los hermanos Hernández Calvo, aportando además documentos escritos que van a ser muy útiles a la hora de seguir con el proceso de contrastación datos.

Imágenes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario